El Ballett Zürich le da vida a Romeo y Julieta y se presenta en Bogotá Imprimir
Noticias - Teatro

Romeo und_Julia_WA_Galina_Mihaylova_21Bajo la dirección del coreógrafo alemán Christian Spuck, el próximo 30 de Agosto, el Ballett Zürich presenta una conmovedora versión de la obra clásica de Shakespeare.

Con el apoyo de la Embajada de Suiza a través del Fondo Cultural Suizo, del cual son miembros 15 empresas suizas con representación en el país, el Ballett Zürich llega por primera vez a Colombia para tres presentaciones en el Teatro Mayor Julio Mario Santo Domingo de Bogotá.

La función del 30 de agosto, a las 8:00 p.m., será transmitida en directo a través de Canal Capital.

En la versión del Ballett Zürich, Romeo y Julieta del dramaturgo inglés William Shakespeare, la música estará a cargo del compositor ruso Serguei Prokoviev y la coreografía y dirección escénica de Christian Spuck. Además, contará con la participación de la Orquesta Sinfónica Nacional de Colombia, bajo la dirección del maestro David Porcelijn, director de la Orquesta Sinfónica Ballett Zürich.

Con Christian Spuck, director de la compañía desde 2012, el Ballett Zürich continúa cultivando sus afincadas tradiciones y camina sobre nuevos senderos artísticos, desarrollando continuamente el género tradicional de la narrativa del ballet junto con innovadoras técnicas coreográficas. Los bailarines desarrollan un baile contemporáneo y abstracto sin abandonar el legado coreográfico de Heinz Spoerli, cuyos ballets permanecen como parte del repertorio. El Ballett Zürich, junto con el Béjart Ballet Lausanne, es una de las compañías de danza más prestigiosas de Suiza y del mundo.

La obra

"¿Es frágil, el amor? Es áspero, brutal, turbulento; y punzante como una espina", dice Romeo en la famosa tragedia de William Shakespeare, Romeo y Julieta, en la que el poder del amor permite a dos jóvenes elevarse por encima de sí mismos. Sin embargo, Romeo y Julieta provienen de dos familias enfrentadas por una enemistad mortal. Su unión es, por lo tanto, malaventurada desde el principio, y al final pagan por su amor con sus vidas. Sin embargo, Romeo y Julieta parece "más un himno al amor, que un drama acerca de la desgracia de los amantes" comenta el renombrado crítico Friedrich Gundolf.

Como casi ninguna otra, la obra de Shakespeare ha inspirado a generaciones de artistas para crear adaptaciones. Particularmente en el siglo XX, hubo numerosos intentos por retratar esta historia de un amor secreto, floreciente y no consumado en el género de la danza y la pantomima. Hoy es difícil de creer que el Teatro Bolshoi de Moscú haya rechazado la música de Sergei Prokofiev hecha para Romeo y Julieta por no ser apropiada para la danza. Así, el ballet se estrenó en Brno, Moravia, en 1938, antes de presentarse, en una versión revisada, por primera vez en el Teatro Kirov de Leningrado en 1940, donde causó sensación.

Con su música colorida y apasionada, Prokofiev capturó brillantemente la esencia de la tragedia de Shakespeare - es decir, el choque entre el amor y el odio, y la yuxtaposición de la ternura y la violencia. No es gratuito que Romeo y Julieta se haya convertido en una pieza indispensable en el repertorio del ballet internacional actual.

Al comienzo de su primera temporada como director del ballet, Christian Spuck aceptó uno de los mayores desafíos para un coreógrafo. Inspirado por la música viva de Prokofiev y la cualidad atemporal de la tragedia de Shakespeare, en su primera producción con el Ballett Zürich combina los bailarines del ballet principal con los del ballet junior para interpretar su visión de la historia de amor más conmovedora de la literatura universal.

El director

Christian Spuck fue nombrado como coreógrafo en residencia del Ballet de Stuttgart en 2001. Desde entonces, ha realizado la coreografía de 15 producciones originales, incluídas tres de obras completas como Lulu. Eine Monstretragödie, basada en la obra de Frank Wedekind (2003), Der Sandmann, basada en el relato del mismo nombre de E.T.A. Hoffmann (2006) y Das Fräulein von S.(2012), la cual está basada también en un cuento de Hoffmann. En estas producciones, Spuck ha logrado una innovadora y contemporánea continuación del ballet narrativo tradicional que fue establecido por John Cranko en la compañía de Ballet de Stuttgart. También se ha destacado como coreógrafo en la obra Die Kinder (2004) en el Ballet Teatro Aalto de Essen, cuya producción fue nominada para el premio "Prix Benois de la Danse".

En los últimos años, Christian Spuck ha expandido su carrera artística a otros ámbitos como el cine y teatro musical. Dirigió su primera ópera, Berenice de Johannes Maria Staud, para el teatro Heidelberg en 2005. Marcia Haydée als Penelope, es un filme musical de 25 minutos de duración protagonizada por Marica Haydée y Robert Tewsley, emitido por ARTE en 2006. Tres años más tarde, trabajó como director y coreógrafo para una coproducción de Staatsoper Stuttgart y The Stuttgart Ballet de Gluck en Orphée et Euridice. En 2010, dirigió la ópera de Verdi Falstaff para el Teatro Staatstheater Wiesbaden.

Fuente y fotos: Teatro Mayor Julio Mario Santo Domingo

Bogotá, 23 de Agosto de 2014