Edgar Ramírez, un reinsertado en “Saluda al diablo de mi parte” Imprimir
Noticias - Cine

 El actor venezolano Edgar Ramírez, nominado a los Golden Globe y a los Emmy por la cinta “Carlos”, visita Colombia para el estreno de la película “Saluda al diablo de mi parte”.

Por: @ccastroperiodis

La cinta nacional tiene como argumento el peso que los desmovilizados de los grupos delincuenciales deben cargar mientras intentan reintegrarse a la sociedad, además la sed de venganza de un ex secuestrado, quien por ese acto quedó condenado a una silla de ruedas y en su memoria lo ronda el fantasma de ver como los secuestradores acabaron con la vida de su padre, también secuestrado año atrás.

Ángel se llama el personaje de este actor tachirense, catalogado como una de las grandes promesas del cine latinoamericano y es que son pocos los actores de esta parte del mundo que siendo menores de 35 años han podido rodar y grabar al lado de nombres como Liam Neeson, Dennis Quaid, Forest Whitaker, Eduardo Noriega y William Hurt, entre otros.

Hablamos con Edgar, desde el principio mostró lo cómodo que se siente en Colombia, lo deja ver con gestos de agrado como que en ningún momento durante la entrevista soltó el tinto que tomaba y saboreaba. Jaime Ponce, avezado periodista de cultura, también participa en este dialogo con el actor venezolano.

Ya entrados en materia se puede apreciar que para Edgar, pese a que la historia que se trata en “Saluda al diablo de mi parte” es muy dura, extrema y cruda, el rodaje fue intenso pero fluido, él dice que de una manera muy orgánica, permitiendo que todos los que intervinieron en el rodaje se sintieran muy cómodos y que para él, eso, fue una experiencia maravillosa.

Edgar_ramirez_entrevEdgar Ramírez admite que Ángel, su personaje, se queda dentro de él por los conflictos que ese personaje tiene.

Considera que en las experiencias que la cinta le deja, está que el rodaje se hizo en dos etapas con casi año y medio de bache, mientras participaba en la aclamada “Carlos”.

El actor venezolano destacó a Juan Felipe Orozco, quien desde la dirección es un hombre que toma riesgos, situación que les permitió hacer una conexión fraterna, entendiéndose con facilidad en características técnicas suigéneris, que para otros son impensables.

En cuanto al camino que debe seguir el cine en Latinoamérica, resalta que no hay una fórmula mágica y que lo mejor es dejarse llevar por su voz interior, olvidándose de querer competir con las americanas y las europeas.

Sobre el trabajar en Colombia, Edgar Ramírez considera que es fascinante si se tiene en cuenta la complejidad de historias que hay en el país, en donde lo local se convierte en lo más universal posible.

Edgar Ramírez acaba de terminar su participación en la segunda parte de “Furia de Titanes” programada para salir a las carteleras del mundo en el 2012 y son muchos otros los planes que tiene, de los que se abstuvo de hablar por aquello de que si se cuenta no se cumple.