Cada vez menos bostezos y más preguntas en los museos colombianos Imprimir
Noticias - Actualidad

Museo del_oro_minDesde hace algunos años es satisfactorio ver que jóvenes asisten a los museos colombianos con interés personal y no por ser una imposición académica de colegios y universidades.

Por: Carlos Castro Arias

Visitar un museo, recorrerlo y conocerlo es más que ver cosas "viejas" que pertenecieron alguien que nunca conocimos y de quien solo nos han contado, es trasladarse con la imaginación a la época que indica la etiqueta, el contexto en que pasaron los hechos y hasta intentar adivinar lo que hacia la gente que compartió con ese personaje o suceso. Un museo es la máquina del tiempo con la que hombre sueña desde siempre.

A la par con los extranjeros, que en cifra creciente llegan a Bogotá para conocer nuestra historia, es agradable ver como grupos de jóvenes y adolescentes se mezclan con los adultos que escudriñan las vitrinas, anaqueles, salones y pasillos de viejas casas incluidas en la lista de intereses para los turistas y visitantes.

La Red Nacional de Museo de Colombia contempla que son por lo menos 362 los establecidos con una organización mínima de sus documentos, sin embargo son muchos otros los que existen pero por su poca información prefieren no hacer parte de la red.

Bogotá es la ciudad con más museos por obvias razones y el sector del centro en donde se concentra un gran número, dos de esos son:

Casa Museo de 20 de Julio o Casa del Florero, se ubica en la esquina de la carrera séptima con calle 11, su historia como museo comienza el 20 de julio de 1960.

Adentro se encuentra lo que sería el adorno de mesa por el que criollos y chapetones se enfrentaron, excusa perfecta para la sublevación que se creció y terminó en rebelión contra España.

Lástima que el espacio de los carteles con la historia del museo, fue invadido por algunas mesas que lo transforman en cafetería.                                                         

Museo Casa_del_Florero_97

Museo de Botero y de numismática, sobre la calle 11 entre cuarta y quinta, con una amplia colección de monedas y maquinas acuñadoras, una buena señalización y suficiente información, sus espacios amplios y bien iluminados invitan a permanecer horas dentro. En la parte del museo dedicado al gran artista paisa Fernando Botero, se puede disfrutar de parte de la colección que él donó pensando en que miles conocieran y recorrieran, con la mirada, cada pincelada y manufactura de las obras hechas por él o por sus colegas.

Museo de_Botero_26

Bogotá, 24 de Agosto de 2014