Para ver la tercera obra seleccionada al Premio Bienal de Teatro Imprimir
Noticias - Teatro

obra teatro_pqEste 25 y 26 de octubre, la Fundación Gilberto Álzate Avendaño presentará en Bogotá la obra "La boda de los pequeñoburgueses", seleccionada a recibir el Premio Bienal de Teatro.

El galardón busca celebrar el talento de las artes escénicas en Bogotá y será otorgado el próximo 6 de diciembre por los expertos distritales Juliana Reyes, Epifanio Arévalo y Fabio Rubiano. La obra ganadora recibirá 40 millones de pesos.

"La boda de los pequeñoburgueses", adaptada y dirigida por Ricardo Camacho, se basa en la obra clásica de Bertolt Brecht y se desarrolla en un ambiente burlesco, donde se destaca la extravagancia de los personajes y los giros inesperados que van de la mano de la música y la poesía.

Las funciones se llevarán a cabo en el Auditorio de la Fundación Gilberto Álzate Avendaño el viernes 25 y sábado 26 de octubre, a las 7:30 p.m. El público podrá ayudar al jurado, dando su voto al final de la presentación.

El director

Ricardo Camacho es fundador del Teatro Libre y su actual director artístico. Es licenciado en Filosofía y Letras de la Universidad de los Andes, especializado en Dirección Teatral en el British Theatre Association y Master of Arts en Performing Arts de Montfort University (Inglaterra). Realizó talleres, pasantías y cursos en teatros de China, Estados Unidos y Japón.

Ha sido merecedor de la beca 25 Años del Teatro Libre de la Universidad de los Andes en 1998 y la beca de Creación de Colcultura en 1992. Ha dirigido obras de Ionesco, Chéjov, A. Jellicoe, Weiss, Brecht, J.A Niño, Shakespeare, Valle-Inclán, Miller, Albee, Fugard, Eduardo Camacho, Tirso de Molina, Kundera, Piedad Bonnett, Gogol, García Márquez, Esquilo, Pinter, Moliere, Dostoievski, entre otros.

Sinopsis

Una joven pareja celebra su matrimonio con un banquete. Todo se ha preparado con gran esmero: vestidos de gala, manjares suculentos, brindis, discursos, bailes, música. Pero el que tradicionalmente se considera uno de los días más felices de una vida, se convierte en una pesadilla en la que todo lo que puede salir mal, sale peor, desde la crema del postre hasta el ambiente general.

La fiesta empieza a avinagrarse, las maneras sociales se agrietan y le dejan paso al desastre salido de control. Los dardos verbales, las provocaciones y hasta las agresiones cantadas fluyen bajo el efecto del alcohol. La mesa del comedor se vuelve un campo de batalla y los muebles, construidos por la voluntad carpintera del novio, se empiezan a desbaratar junto con los modales e inhibiciones de los comensales.

obra teatro