¿Por qué la Novela Negra?

Share:

novela_negra2Hay quienes afirman que la Novela Negra es el género literario mejor logrado, y lo es. Importantes autores como Mankell, Larsson o Katzenbach son ejemplos perfectos.

Libros y Letras
Por: Jorge Consuegra

Muchos aseguran que quienes leemos Novela Negra es porque nos gusta el morbo de los asesinatos, de los autores de crímenes colectivos, de la sevicia de los asesinos y no es así.

    Quienes tenemos la fortuna de leer este tipo de obras, es porque creemos que estructuralmente son las novelas perfectas. Los escritores como Connolly, Stieg Larsson, Claudia Lackberg, Asa Larsson, Mankell y muchos más deben tener un profundo conocimiento no sólo del uso de los tiempos y los espacios en la narrativa, además del tono y el color de la narración, sino y especialmente de lo que es la Medicina Legal, la sicología forense, la psiquiatría, el psicoanálisis; debe saber los comportamientos de la sociedad desde la sociología y la antropología y en fin, debe tener la paciencia de armar con tino de cirujano, la trama de comienzo a fin para no dejar escapar a sus lectores por las fisuras que tienen tantas novelas escritas a las carreras.

    Hace muy poco tuve la fortuna de leer El psicoanalista de John Katzenbach (Ediciones B) y compartí la lectura con varios colegas y amigos con el objetivo de volvernos a encontrar unos días después para conocer los conceptos de cada quien y todas las conclusiones fueron más que contundentes: ¡Katzenbach es el gran maestro de la Novela Negra!

    Y es gran maestro, porque ha logrado publicar una cifra respetable de novelas que han tenido éxito a lo largo y ancho del mundo y quizás lo más importante de él, no sólo son los hechos que deben descubrir sus investigadores, sino las características, muy bien especificadas y detalladas de los autores de los ilícitos. 

    Katzenbach sabe describir con lujo de detalles el comportamiento de quienes son psicorrígidos o de quienes padecen de cierto tipo de neurosis obsesivas o no, de cómo se desenvuelven, con absoluta normalidad frente a sus futuras víctimas, o cómo logran despistar a los investigadores con sus perfectas artimañas por su forma de actuar, vestir, hablar, caminar o presentarse de improviso en el escenario de los acontecimientos.

    Connolly o Mankell, por ejemplo, se han “especializado” en novelas de largo aliento, contando historias que combinan con la historia, con personajes también reales y en lugares que muchos conocen, ya sea por referencias periodísticas o por los volúmenes de la historia.
    Y Stieg Larsson, desde que apareció de la nada con Los hombres que no amaban a las mujeres, cautivó de tal forma a sus lectores, que estos se lanzaron a las librerías en enormes batallones ávidos de conocer su segundo y tercer tomo esta increíble trilogía.

    Y Asa Larsson no se queda atrás. Aurora Boreal es maravillosa como lo es Sangre derramada. Sólo leyéndolos sabrán ustedes por qué somos “adictos” a la Novela Negra.

Share:

Leave a reply