Suite Francesa, un drama con más de 50 ediciones

4
0
Share:

 Suite francesa (Salamandra), una obra que después de tantos años de haberse publicado, ha completado en el mundo más de 50 ediciones en 12 idiomas: Jorge Consuegra.

Por: Jorge Consuegra

Yo me imagino lo que sintieron los checoslovacos cuando vieron cómo las tropas rusas invadían su país en esa primavera de Praga, como me imagino lo que aún sienten los dominicanos cuando vieron a los marines con su arrogancia plástica y comiendo chicle, entrando a su geografía y gobernando como si estuvieran en su propia casa.

Y seguramente eso mismo sintieron los de Grenada al ver cómo los rubios gringos, de mandíbulas grandes- como decía Piero-, entraban haciendo ruido con sus tanques invadiendo a un paisito- ellos jamás se han atrevido a invadir ni a Canadá, ni a Rusia, ni a Brasil, ni a Francia, siempre han invadido paisitos para mostrar que son grandes y poderosos, pero los sacaron corriendo de Viet Nam-, como invadieron grotescamente a Panamá. Pero creo que lo mismo sintieron y continuarán sintiendo los ecuatorianos cuando supieron que su país había sido invadido no por EUA sino por Colombia con el argumento de dar de baja a un guerrillero. Y peor aún, que a estas alturas ningún funcionario haya ofrecido disculpas por este hecho que ha manchado –ojalá que no por siempre- las relaciones de afecto entre las dos naciones.

Pero esa misma desazón la sintieron los franceses cuando vieron cómo los alemanes fueron entrando poco a poco a París y cómo se fueron posicionando –y posesionando- casi a todo lo largo y ancho de su territorio. Pensaron inicialmente que eran escaramuzas de una guerra que hasta ahora empezaba, pero cuando vieron que las horas se alargaban, como los días y las semanas, la angustia se apoderó de ellos y cundió la tristeza; muchos optaron por decirle adiós a su patria y otros decidieron agachar la cabeza responder “¡Ja!”- ¡Sí!- ante cada orden aleman.

suite Este drama lo cuenta magistralmente Irene Nemirovksy en Suite francesa (Salamandra), una obra que después de tantos años de haberse publicado, ha completado en el mundo más de 50 ediciones en 12 idiomas; solo en español ya van 22 ediciones.

París era una fiesta como escribiera Hemingway, pero antes fue una ciudad de angustia y dolor. Dice la Nemorovsky: “Los seres humanos nos vendemos con mucha facilidad, y la derrota despierta lo peor que hay en nosotros” y más adelante reflexiona: “En el colegio, el alumno más débil prefiere la opresión de uno solo a la libertad; el tirano lo humilla, pero prohíbe a los otros que le birlen las canicas y le peguen. Si se libra del tirano, está solo, abandonado en medio de todos”. Y antes de terminar su obra, invita a hacer un alto en el camino al decir: “El mundo está cada vez más dividido entre los que poseen y los que no poseen. Los primeros no quieren soltar nada y los segundos quieren cogerlo todo”…

Suite francesa un libro de lectura obligada.

Share:

Leave a reply