El espíritu de las navidades pasadas, no llegó a Bogotá

39
0
Compartir:

Parque NacionalLos años en los que uno de los planes infaltables e inaplazables para bogotanos y visitantes, de fin de año, era salir a ver los alumbrados públicos navideños, quedaron atrás.

Por @CcastroNoticias

Pareciera que esta vez las premisas en Bogotá fueron regar luces de colores intermitentes, hacer caprichosas figuras sin importar si tiene o no relación con la navidad y ahorra al máximo.

Cierto la costumbre es muy gringa, pero por la costumbre y con el paso de los años ha sido adoptada en Colombia, con formas y expresiones muy propias por lo que ya es muy nacional, lo que la hace tradicional.

Si se recalca en los mercados nacional e internacional que Bogotá pretende ubicarse como una ciudad cosmopolita, entre las capitales latinoamericanas de mayor atractivo turístico, empresarial y de convivencia, entonces los adornos y vestidos que se le pongan a la ciudad deberían ser de tal categoría.

Triste, muy triste, ver como el Parque Nacional en esta navidad se convirtió en un simple mercado tipo plaza de ferias, en donde los vendedores de perros, de hamburguesas, de líquidos y hasta de algodón de azúcar, no tienen Inconveniente o reparos en ocupar, en desorden, el espacio que era reservado para que las familias caminaran y los niños jugaran.

El alumbrado de limitó a vitrinas de marcas empresariales del Distrito y a rodear con luces multicolores los troncos de los árboles, una floja improvisación de la navidad.

El otrora adornado parque El Virrey, en la carrera 15 con 85, se limitó a unas 10 estructuras en forma de estrella, adornos luminosos puestos en las cercas de seguridad y a iluminación colgadas de algunos árboles, en total no llegan al 20 por ciento de lo que se disfrutaba antes.

El famoso parque de la 93, anidado por multimillonarios locales comerciales, no es ni un chiste en iluminación, el gigantesco árbol navideño no está, tampoco el pesebre ni el escenario para actividades artísticas; la navidad tampoco llegó al emblemático lugar.

Algunas calles y parques como en Usaquén, salvan la temporada ó sacan la cara bogotana, en lo concerniente a su decoración navideña. En Bogotá se perdió la iluminación de la navidad 2012, ¡no fue tan humana.

Virrey

Compartir:

Deja una respuesta