El papado y la iglesia en la mira de Beccassino y Maldonado

5
0
Share:

Angel Beccassino y Fernando Maldonado exponen sus obras en la Galería LGM/Zona T de Bogotá. “Entre Papas y Apóstoles Hambrientos, reflexiones santas”, desde el 21 de marzo.

Angel Beccassino y Fernando Maldonado, en plena Semana Santa, ponene en escena algunas miradas diferentes, que quizás en estos días de Papa nuevo dejarán pensando a algunos en que otra iglesia es posible.

Los hechos

En el cristianismo, el máximo mediador entre Dios y el género humano es el Papa que ocupa el sitio de Pedro, aquel discípulo de Jesús. Sobre Papas y la fe de aquellos Apóstoles que acompañaron a Jesús en su última cena, se centran estas Reflexiones en técnica mixta sobre lienzo, en el caso de Maldonado, y en bronce, alambre de púas y ensamblajes, en la obra de Beccassino.

Transgresoras de las formalidades detenidas en el tiempo, por una extraña casualidad estas Reflexiones Santas nos instalan en el momento tan actual en estos días, en que en los pasillos Vaticanos los Papables divagan en sus mundos internos de imágenes que parecen conectar a todos los humanos del planeta, existe un arquetipo que cambia de atributos y rasgos físicos según el momento histórico o la época. Es la idea de un miembro de la comunidad que en un momento dado entabla contacto con lo sobrenatural.

“Este mito elaborado persiste desde el momento en el que nuestra especie comenzó a verse a sí misma como el producto de un hacedor externo, un demiurgo, un dios. La idea se fue refinando durante miles de años y cada cultura creó su propia versión de este mediador hasta alcanzar la complicada filigrana de las religiones actuales”.

En tanto esto, los ensamblajes de Beccassino retratan la encrucijada de fé, el Espíritu Santo al fondo de los espejos, la reencarnación de Jesús en Bolívar, y la Última Cena a través de las cucharas que cruzaron por aquellas bocas hambrientas de conocimiento, en una particular composición, donde Cristo es el reverso de una cuchara, y la convexidad a la espera de alimento de 12 cucharas le rodean.

Presentando su propuesta escribe Beccassino: “Un pulpo de fuego dominando nuestro pequeño cielo, el sol, gran Dios primero, ilumina el desierto que alimenta olivos, por entre los cuales trece hombres caminan. Esa noche consumarán su último encuentro. Todo ataúd es un barco, y todo Dios un objeto, después de haber sido medicina, sabe Jesús. Reforzar o decorar los muros. O abrirles una puerta. Cada uno elige su tarea, piensa Judas.

“Una flor flota en el caldo. El Elegido la toma con la mano, la acaricia, la lleva a la nariz, cierra los ojos, huele. Luego la muerde, como a un pescado. Entonces observa la cuchara, piensa en Magdalena, evoca algún instante de desintegración entre sus labios. Con desgano, viendo comer a sus amigos ve el proceso, cruza por su mente la alquimia presente en las heces fecales, en nuestra naturaleza de transmutadores de materia. “Todo está bien”, dice Pedro en ese instante, y él piensa ahora en que al Gran Extraterrestre, su padre, le cabría el nombre de “Todo” como un guante.

Los Artistas:

Fernando Maldonado: En su pintura hay dos niveles simultáneos de lectura: uno, el interés por la figuración pictórica, basado en la idea del artista como testigo de escenas proyectadas en su mente y reconstruidas por medio de la pintura; y otro, no menos esencial, presente en la lectura abstracta de las superficies, la textura de algunos sectores, el barrido, la veladura, elementos de señalamiento en sí mismos.

Maldonado demuestra con su obra que toda pintura “realista” no es una copia del mundo sensible, sino más bien, una interpretación subjetiva e individual. Los temas son pretextos para la forma, la materia y la ejecución del cuadro. Sin embargo podemos leer en ellos, así como percibir claves, entre estas el intento totalizador de incluir la pintura dentro de la pintura, o el arte dentro de la pintura, evidente en artefactos como tapetes y elementos decorativos, que originalmente son obras de arte de famosos autores y aparecen aquí reducidos a la simple función utilitaria, desmitificados y cuestionados. El tiempo y su materia hecha pintura.

Su obra ha recibido reconocimientos internacionales varios, entre ellos en el Salón Comparaisons 2007 y el mismo Salón del año siguiente, en el Grand Palais de París, y ha expuesto pintura, escultura y dibujo en galerías de Colombia, Ecuador, Francia, Suiza, Estados Unidos, Inglaterra, Italia y Venezuela.

Ángel BeccassinoEs reconocido por su trabajo como estratega de comunicación, al tiempo que por su obra como escritor, periodista, fotógrafo, cocinero, músico y videoartista.

Artista de múltiples lenguajes, en los últimos años ha realizado intervenciones en el espacio público, videoinstalaciones, performances, instalaciones fotográficas y happenings mediáticos en espacios culturales de Tokio, Nueva York, Barcelona, México D. F., Bogotá, Quito, Stuttgart, Berlín y otras ciudades.

Aguilar, Random House, Norma, Ícono y Planeta han publicado, entre otros libros suyos, Los bordes de la realidad, Todo beso es un iceberg, El hígado del circo un espejo, Reflexiones sobre el morir, Ese deseo de estar donde no estás, Aquel mañana que ya fue tu boca, Tanto cielo que pudo ser nosotros.

Fuente: Prensa Galería LGM/Zona T

Share:

Leave a reply