El sabio Mutis no explicó los gastos de la Expedición Botánica

32
0
Compartir:

Sabio mtutisInvestigadores de la Universidad Nacional lograron establecer que José Celestino Mutis no rindió cuentas, a la corona española, de los 250.000 pesos para la Expedición Botánica.

Se trata del historiador de la ciencia y docente de la Universidad Nacional de Colombia, José Antonio Amaya, y el historiador económico James Vladimir Torres, egresado de la Facultad de Economía de la Institución, unieron esfuerzos para analizar alrededor de 7 mil documentos de la época que reposan en el Archivo General de la Nación.

«Los estudios sobre las cuentas de las instituciones científicas en Colombia y en el ámbito hispanoamericano brillan por su ausencia. Parte de esta realidad tiene sus orígenes en las expediciones botánicas españolas del siglo XVIII, pues en ninguna de estas se hizo este abordaje», explica Amaya.

Para Torres, por su parte, «el estatus con el que contaba Mutis era una novedad dentro del Estado borbónico, pues no solo se le otorgó autonomía financiera, sino también científica. Además, se le permitió tratar de institucionalizar la ciencia en el Reino conformando un centro científico».

Los investigadores afirman que el hecho de que nadie pudiera fiscalizar al sabio gaditano (nacido en Cádiz), provocó que la Expedición Botánica se convirtiera en una emanación de su biografía. Incluso hoy en día se conoce más sobre el personaje que sobre los aportes realizados desde el ámbito científico.

«La única vez que un funcionario del Virreinato se atrevió a insinuar que él debía entregar cuentas del dinero, Mutis argumentó que sus actividades eran secretas y que sobre estas informaba personalmente al Virrey o al Rey», cuenta el docente de la U.N.

Según los investigadores, esta aparente irregularidad evidencia que los Borbones no querían institucionalizar la ciencia. De hecho, ellos entendían que la Expedición Botánica era una empresa que iba a durar lo que Mutis se demorara terminando la obra que se había comprometido a preparar y que se relacionaba con la flora de Bogotá.

«Una vez esa obra concluyera, la Expedición acabaría. Sin embargo, dicho trabajo empezó a tomar tanto tiempo que la Corona determinó secretamente que la expedición solo podía durar mientras Mutis viviera», afirma el profesor Amaya.

Para los historiadores, el hecho de que a Mutis nunca le hayan pedido cuentas pone de manifiesto un aspecto estructural de la actividad científica colombiana, en cuanto a que no se exigían informes sobre el uso de los recursos económicos pero tampoco se pedían resultados. Es decir, «la asignación del presupuesto no estaba atada a la presentación de informes de resultados».

Las cuentas tienen una influencia extraordinaria en la investigación científica, subrayan los expertos. Para ellos, la relación entre ciencia y economía a través de la historia resulta primordial para comprender más ampliamente cómo se ha generado e institucionalizado en el país la producción de conocimiento.

Fuente: Unimedios

Compartir:

Deja una respuesta