Se extiende la exposición temporal “Mesa de jugadores de naipe”

Share:

Mesa de_jugadores_pqHasta el próximo 20 de Abril el Museo Nacional de Colombia tendrá abierta al público esta exposición que se exhibe en la Sala de Adquisiciones Recientes. Entrada gratuita.

La muestra recibe su nombre de la obra “Mesa de jugadores de naipe”, de José Manuel Groot, donada al Museo Nacional de Colombia y recientemente restaurada para asegurar su preservación.

En ella se representa una partida de cartas, actividad que Groot destacó como uno de los pasatiempos del pueblo a mediados del siglo XIX. Los gestos de los jugadores, la calidad de sus ruanas, los cuños de maíz, la mesa de juego y la decoración del espacio crean un instante rico en detalles, que evidencian la maestría adquirida por el artista neogranadino a sus 63 años de edad y su intención de construir imaginarios del pueblo.

La exposición, conformada por 22 piezas, revela por qué José Manuel Groot fue reconocido como pintor de “cuadros de costumbres”, además de haberse desempeñado como periodista, educador y polemista religioso.

En sus obras sobresalen la serenidad del paisaje y la tranquilidad de la vida en el campo, al tiempo que se describen la comercialización de productos en las plazas de mercado de la época, los espacios de socialización y las manifestaciones religiosas. Sin embargo, pese a exponer la cotidianidad de la gente, Groot destacó la desmesura, la ebriedad y la enfermedad de las clases que no pertenecían a las élites bogotanas, respondiendo a un sistema de valores que tenía los ojos puestos en Europa.

Acerca de José Manuel Groot

José Manuel Groot (Bogotá, 1800-1878). De tendencia conservadora, presenció cambios en el orden político que lo llevaron a experimentar fuertes contradicciones: por una parte, un anhelo de preservar hábitos y tradiciones relacionados con la vida en el campo; por otra, defender el ideal de la libertad humana y el progreso.

Por ello, aun cuando pertenecía a la burguesía ilustrada de la época, mostró un especial interés en la construcción de imaginarios del pueblo, este último un concepto abstracto de moda en la joven república, al cual se atribuía el deber de conducir los destinos de la nación, al tiempo que se le tildaba de ser la muestra palpable de la brutalidad y el salvajismo.

Groot fue reconocido por su humor crítico –entre sus seudónimos se cuentan Agustín Jubiletas, el Pobre Cieguito, Tragacandela y Fray Niporesas–, y aunque se dedicó a géneros menores como la pintura anecdótica y la acuarela de carácter documental, sus obras fueron muy apreciadas por sus contemporáneos, hasta el punto de que viajaron por el mundo de la mano de diplomáticos y hombres de negocios europeos –tales como Auguste Le Moyne y Joseph Brown–, y formaron parte de escritos y crónicas de viajes y aventuras por el territorio de la actual Colombia. Así mismo, su obra influenció a pintores locales, como Ramón Torres Méndez, y a aquellos que realizaron las láminas de la Comisión Corográfica.

Share:

Leave a reply