Un Gabo íntimo, anterior a la fama, cuando era un ciudadano de a pie

31
0
Share:

Este es el libro de un memorioso que ha alimentado su vida contando historias y atesorando anécdotas propias y ajenas. Y claro, sobre todo ha pasado su vida haciendo bellas y memorables fotografías, cuidando orquídeas con sus pulgares, queriendo a los suyos de manera insobornable y, algunas veces, conspirando para que sus amigos se quisieran más.

Angulo conoció a Gabriel García Márquez en París, en los años cincuenta, cuando muchos de sus contemporáneos habían emprendido el viaje para hacerse al mundo. Aquél Gabo, feliz e indocumentado, resulta en estas páginas de una intimidad y una calidez abrumadoras: desde sus primeros libros, con la presencia inequívoca de su primer agente y editor, Alberto Aguirre, hasta los días en que se cumplió la triste profecía de la peste del olvido. Y claro, ocho amigos entrañables que lo acompañaron en su camino.

Share: